En otro tiempo, ustedes eran oscuridad; pero ahora son luz en el Señor.Efesios 5:7-14

Buenos días. Hoy será un buen día...

Proyecto con inteligencia artificial llevará el poder de Dios a los necesitados

Proyecto con inteligencia artificial llevará el poder de Dios a los necesitados

Proyecto con inteligencia artificial llevará el poder de Dios a los necesitados

Su fundador, Scott Beck, cree que la IA, bien utilizada, puede beneficiar al “crecimiento humano”.




    Mucha gente cree que hay mucho que temer de la inteligencia artificial, que existen muchas incógnitas. Es una de las razones por las que el Senado de los Estados Unidos celebró recientemente una serie de audiencias con funcionarios de Inteligencia y Defensa para explorar cómo la IA podría afectar a la seguridad del país.

    Pero Scott Beck, de la ciudad de Boulder (Colorado), fundador y consejero delegado de la plataforma tecnológica Gloo, cree que la IA no es más que una herramienta que, bien utilizada, puede beneficiar al ser humano, como Dios manda.

     

    ¿Qué es la Inteligencia Artificial?

    Beck afirma: “No creemos que la IA sorprenda a Dios. No creo que le sorprendiera la imprenta. No creo que le sorprendiera la televisión. No creo que le sorprendiera el Internet”.

    Gloo es una plataforma tecnológica que ha puesto en marcha la iniciativa “IA y la Iglesia”, basada en algoritmos. Como explica Beck, está diseñada para liberar el poder de la gracia y la misericordia, el amor y la justicia, la compasión y el cuidado de Dios.

    “Me refiero no sólo a las iglesias, sino también a todos los demás ministerios, los ministerios universitarios, los ministerios de relaciones, los ministerios matrimoniales, financieros, de recuperación vocacional, de salud conductual, de prevención del suicidio, a todos esos otros ministerios”, dijo.

    Por ejemplo, supongamos que alguien tiene problemas en su matrimonio y empieza a buscar respuestas en Internet. El algoritmo de IA podría dirigir a esa persona no a abogados especializados en divorcios, sino a consejeros matrimoniales cristianos. 

    Imaginemos que un adolescente deprimido busca en un sitio web consejos sobre la vida o la muerte. Luego imaginemos que en menos de un minuto, ese mismo adolescente recibe una llamada telefónica de un pastor de una iglesia cercana pidiéndole tener una charla sobre la vida, y tener un oído que le escuche.

    Esto es lo que Beck dice que está intentando crear con Gloo. Ya tiene más de 38.000 iglesias inscritas para acceder a “IA y la Iglesia” de Gloo, y cada día se unen más de 100.

    Eric Parks, pastor de la iglesia Forest City de Illinois y miembro del equipo docente de la iglesia Plum Creek de Colorado, fue uno de los primeros en inscribirse. Él se deshace en elogios, pero señala sus reservas respecto a sus limitaciones.

    “Creo que Dios nos creó para prosperar. Si nos fijamos en lo que promete Jesús, la vida con Él, que hay plenitud en Él. ¿Puede la IA crear eso? No. No según mi teología. Eso viene de una relación con Cristo”, explica Parks.

    Sin embargo, también afirma: “¿Puede la IA poner herramientas delante de mí y de las personas que amo que puedan ayudar a movernos hacia el florecimiento? Sí”.

    Parks dice que está asombrado por la capacidad de la IA no sólo para analizar su sermón, sino también para crear, en muy poco tiempo, 10 preguntas para estudiar la Biblia en grupos pequeños. “Dios mío, sí, podría utilizarlo a menudo”, afirma.

    Parks también se muestra especialmente esperanzado con la capacidad de la IA para ayudar a las personas con problemas emocionales y suicidas.

    El pastor cuenta con angustia: “Cuántas veces he presidido un funeral de un chico de 22 años en el que decían, ‘si hubiéramos sabido con lo que estaba luchando’”.

    Los profesionales de la salud mental dicen que hay pistas que los amigos y familiares de una víctima de suicidio sólo ven en retrospectiva. Pero Beck afirma que la inteligencia artificial es capaz de captar esas mismas pistas días o semanas antes.

    “Una de las cosas que podemos hacer es aplicar inmediatamente la IA para escuchar el mensaje de esa persona con problemas. Y si el mensaje contiene palabras clave como ‘suicidio’. ‘muerte’ o, ya sabes, ‘quiero acabar con mi vida’, o ese tipo de cosas, en un instante podríamos dirigir a esa persona a un ministerio de prevención del suicidio, o podemos dirigir a esa persona a un ministerio especializado o a una iglesia local”.

     

    El lado oscuro de la IA

    Pero el potencial positivo de la IA se ha visto eclipsado en gran medida por su lado más oscuro, que algunos creen ya está en marcha y que va en contra de la fe y el florecimiento humano.

    David Curry, director general de Alivio Cristiano Global, con sede en California, advierte: “lo que ocurre con la inteligencia artificial, sin embargo, [es que] empieza a tomar casos prácticos y a aprender y a hacer sus propias suposiciones. Así que no sabemos a dónde nos llevará esto. Son algoritmos con esteroides”.

    Curry dijo que China ya ha utilizado la tecnología de reconocimiento facial de la IA para atacar a las minorías religiosas, especialmente a los cristianos.

    “Se les considera una amenaza para el país porque anteponen la lealtad a Dios a su lealtad política. Así que la IA ayuda al régimen a seleccionar a los considerados socialmente indeseables”.

    Curry añade: “Si tienes una puntuación social baja, no puedes entrar ni salir de tu apartamento a través del código de la llave. No se te permite conectarte a Internet. Hay un sinfín de formas en las que esta inteligencia artificial empieza a ser como una boa constrictor en torno a los derechos humanos de un individuo simplemente porque la computadora ha decidido... Se le ha enseñado y luego ha aprendido aún más a castigar la expresión religiosa”.

    Beck, el fundador de Gloo, sin embargo, afirma que la IA sólo es tan peligrosa como las personas que la programan, que le dan la abundancia de información para que aprenda de ellas. 

    El propio Beck es un hombre de fe que también tiene una gran visión para los negocios. De hecho, lleva 40 años en el mundo de los negocios. 

    Sabe cómo las empresas pueden hacer mejor lo que hacen. Convirtió Blockbuster Video en una cadena nacional con más de 7.000 tiendas antes de venderla a Viacom en 1993. También ha formado parte de Boston Market y Einstein Bagels, empresas cuyos éxitos se deben a él. 

    Ahora está volcando esa experiencia hacia la fe con el proyecto de “IA y la Iglesia”, ayudando a las pequeñas iglesias a acceder a información que las megaiglesias pueden crear por sí solas. 

    También ayudará a la población en general -cuyas generaciones más jóvenes se están alejando de la religión organizada- a encontrar el camino de vuelta a los acogedores brazos de un Dios que les cuida y les ama. Esa es su visión.

    El reto, sin embargo, para la IA es: ¿Puede aprender los matices de la misericordia, la gracia o el gesto de poner la otra mejilla?


    fuente : www.evangelicodigital.com


     

    Publicar un comentario